Tres décadas de Ciencia Política

Publicado en Pagina 12.

El año 1985 fue importante para el país. Fue el año del Juicio a las Juntas, ese hecho por sí solo opaca cualquier efeméride posible. Sin embargo, para los politólogos, ése fue también el año en que se creó la carrera de Ciencia Política dentro de la Universidad de Buenos Aires. La carrera fue producto de la Comisión para el Estudio de la Creación de la Carrera de Ciencia Política y sus Planes de Estudio, formada a instancias del rector normalizador de la UBA desde fines de 1983, Francisco Delich, y con el trabajo de una comisión que dio a luz un informe de factibilidad, conocido luego como Informe Strasser, que tuvo como objetivo armar el plan de estudios.

La carrera de Ciencia Política no era una carrera más. Su creación significaba que la universidad más importante del país, y de las más reconocidas del continente, tuviera una carrera ligada al estudio del sistema político, la política, el Estado y las relaciones internacionales, a meses de recuperada la democracia luego de una cruenta dictadura. La UBA buscó, así, ser parte del proceso de recuperación de los valores democráticos iniciado por Raúl Alfonsín, a partir de sumar en su oferta académica una carrera que apuntase a la formación de intelectuales capaces de reflexionar sobre los fenómenos políticos en general, y una nueva burocracia profesional y democrática en particular.

Para la creación de la carrera, la comisión contó con la presidencia de Carlos Strasser y la participación de académicos de nota. La comisión tenía una tarea titánica: crear una carrera enfocada al estudio de la política, en un país donde la política había sido casi prohibida. Pensar la política era una tarea imperiosa, urgente, necesaria y delicada, que obligaba a contar con cuadros lúcidos, comprometidos con la democracia y su consolidación. Para ello, la comisión tuvo presente a la política como una actividad “consustancial con la vida humana”, por lo que su estudio e investigación permite tomar conciencia de lo que “somos, lo que hacemos y, también, lo que nos pasa”.

La política representaba por esos años la única posibilidad de lograr una convivencia democrática duradera y estable. La UBA no quería ser ajena a esta posibilidad y buscaba aportar desde la Universidad al debate amplio que este reto significaba. El saber político debía, por tanto, proporcionar la ayuda para lograr la renovación de la vida política, pero sobre todo, institucional de la Argentina.

A pesar de los avatares políticos y sociales del país, y de los cambios dentro de la propia Universidad, la carrera comenzó su cursada en 1986 con la clase inaugural acerca del “futuro de la democracia”, del inolvidable Norberto Bobbio. En julio de 1985, la carrera había quedado bajo dependencia del Rectorado hasta agosto de 1988, cuando pasó a formar parte de la flamante Facultad de Ciencias Sociales, donde continúa dictándose hoy.

En estos 30 años han pasado por sus aulas miles de estudiantes. Muchos de sus graduados han logrado sumarse a distintos partidos, desde donde han aportado los conocimientos en distintos estamentos del Estado. Desde ministros, diputados, legisladores, intendentes, secretarios y diplomáticos cursaron sus estudios en la carrera a lo largo de estas tres décadas. El staff de profesores tuvo como característica general el pluralismo y logró atraer a muchos académicos que se habían exiliado en los ’70. A lo largo de estos años pasaron por la carrera catedráticos como Juan Carlos Portantiero, Mario Dos Santos, Lilia Puig de Stubrin, Hipólito Orlandi, Norberto Ivancich, Juan Carlos Rubinstein, Liliana De Riz, Rafael Braun, Edgardo Catterberg, Luis Aznar, Carlos Strasser, Franco Castiglioni, Carlos Floria, Oscar Oszlak, Roberto Russell y Manuel Mora y Araujo, entre muchos otros.

Con el objetivo puesto en la capacitación y formación de los mejores cuadros para continuar pensando la política, y haciendo de ésta la herramienta fundamental para lograr una convivencia pacífica y dentro del sistema democrático, la carrera de Ciencia Política celebra 30 años de su creación en la UBA.