Se juega el pozo del póker por la Presidencia en los comicios

Publicado en La Gaceta

 

(DYN)- El año 2014 será el de las primeras definiciones en materia de la sucesión de Cristina Fernández, mientras que 2015 empezará con fuertes tensiones en los principales actores políticos en torno a la candidatura presidencial.

El kirchnerismo deberá afrontar una elección sin el apellido Kirchner, mientras que la oposición se debatirá entre un armado conjunto que evite la dispersión y la atomización, como es UNEN y el Frente Progresista Cívico y Social. En tanto, el PRO deberá mostrarse como una opción seria y con capacidad de armado nacional. Por su parte, el PJ disidente tiene un panorama complejo, tanto por la falta acuerdo, como por la incógnita que significa el intendente de Tigre, Sergio Massa. Es difícil saber quién ganará este póker, pero lo cierto es que las cartas saldrán de este mazo.

a) El peronismo “K”: Daniel Scioli aparece como heredero natural, ya que es uno de los gobernadores con más poder y mejor imagen nacional, aunque deberá sortear las elecciones de octubre. De ganar Martín Insaurralde, sería un fuerte respaldo al gobernador. Aun así, su principal problema es el kirchnerismo duro, que desconfía de él. Otros gobernadores “K” hicieron públicas sus aspiraciones a suceder a la Presidenta. Sergio Urribarri, ultra “K” de Entre Ríos, espera ser bendecido por la decisión como el candidato oficial. El salteño Juan Manuel Urtubey y el chaqueño Jorge Capitanich tienen idéntica aspiración. Ambos triunfaron en sus provincias, aunque el litoraleño no logró una diferencia holgada. Urtubey tiene posibilidad de reelección en su provincia y podría esperar hasta 2015, mientras Capitanich, al igual que Urribarri, desechó la posibilidad de una reforma constitucional que posibilite otro mandato en 2015. En este armado será fundamental la decisión de Cristina, ya que sólo ella bendecirá al sucesor. Por otro lado, el centralismo porteño siempre es resistido por los gobernadores y un triunfo de Insaurralde podría complicar el apoyo de estos hacia Scioli y dar chances a cualquier otro;

b) El peronismo disidente: aquí hay varios nombres en danza. En primer lugar, será importante saber qué hará Massa. De ganar en octubre podría aspirar a un cargo mayor en 2015 y resta saber si querrá ir a la presidencial o si prefiere aspirar a la gobernación bonaerense. Otros mandatarios, como el cordobés José Manuel De la Sota, aspiran a una fórmula peronista para 2015. En este sector, las cosas dependerán tanto de la próxima elección, como de los armados que podrían darse y allí, varios sectores apuntan a una posible alianza con Mauricio Macri o con fuerzas provinciales menores;

c) Macri y su propuesta: el jefe de Gobierno porteño ya manifestó su voluntad de ser candidato presidencial y deberá articular un armado nacional, haciendo pie en las provincias. Este año lleva candidatos propios en varias jurisdicciones y espera obtener suficientes bancas que permitan un armado más amplio en el Congreso. Macri depende de su suerte en octubre, como de su capacidad de hacer frente a los ataques del Gobierno, evitando una erosión de su figura;

d) El radicalismo, el FAP y la centro-izquierda: el conglomerado UNEN parece ser una posible antesala del armado para 2015. Si esta experiencia logra un resultado favorable, se podría comenzar a construir a nivel nacional. Ya se avanzó en Santa Fe, donde el frente entre socialismo, el radicalismo y otros socios, lidera los sondeos, y en Buenos Aires donde el FAP, el GEN y el radicalismo presentaron una lista en conjunto, aunque quedarían relegados al tercer puesto.

Un armado de estas características deberá sortear un obstáculo importante: ¿quién encabezará la fórmula presidencial? Varios aspiran a ello. Hermes Binner obtendría casi 50% de los votos en su provincia y se convertiría en diputado nacional, al igual que el mendocino Julio Cobos, quien también ganaría en su provincia. Ernesto Sanz también aspira a esa postulación y sus chances están sujeta a su capacidad de articular un armado partidario nacional, en tanto, Ricardo Alfonsín, si se repite el resultado de las PASO boanerense, vería sepultadas su chances de ser candidato en 2015. (DyN