Juan Linz: in Memorian

Esta semana falleció Juan Linz. Quizás uno de los autores más relevantes de la sociología política actual y más vigentes en materia de democratización, crisis y sobre todo, quiebres de las democracias.

Cita obligada en momentos en que algún país democrático entra en crisis política, quizás como reflejo de su aporte a la ciencia política, pero también como resultado de las vicisitudes propias de su vida. Hijo de padre alemán y madre española, Linz vivió parte de su infancia en la Alemania del quiebre de la segunda república, la crisis económica que terminó con Weimar, el ascenso de Hitler y el nazismo. Luego recaló en la España franquista, donde tuvo que vivir parte de la Guerra Civil.

Luego de todo ello, y ya con su título en Ciencias Políticas,  en 1950 viajó a Estados Unidos para realizar estudios de doctorado, cuya tesis la dirigió Seymour Lipset. A partir de allí, comenzó una carrera académica excepcional, basada en su espíritu curioso y audaz, que lo llevó, tras más de 50 años de trabajo en la materia, a convertirse en uno de los principales referentes académicos españoles, pero sobre todo de habla hispana del mundo. Junto con O´Donnell, es uno de los teóricos de origen hispano más citados en la ciencia política internacional.

Su obra se centró en los regímenes totalitarios y autoritarios, las crisis de la democracias y el quiebre de las mismas. Sus aportes permiten el análisis, pero también inspiraron procesos de democratización, teniendo presentes sus estudios en materia de restauración democrática y las causas más relevantes  que llevan al fracaso de la democracia.

En Argentina, a partir de 1983, su lectura fue casi obligatoria tanto en ámbitos académicos como políticos, sobre todo, durante el proceso de transición a la democracia, donde se buscaba evitar un fracaso luego de la restauración del poder civil. Uno de sus principales lectores fue Raúl Alfonsín, quien confesó que “El quiebre de las democracias” era su libro favorito.

Linz se desempeñó como profesor e investigador de la Universidad de Yale, pero también participó como profesor invitado en las Universidades Berkeley, Stanford, Heildelberg, Munich, Humboldt de Berlín y Florencia.

Un referente académico, un maestro ejemplar, un investigador incansable que dejó una prolífera obra, pero que inspiró miles de estudios y de análisis en todo el mundo, pero más aún, un referente indiscutido en la Ciencia Política internacional. Juan Linz nos dejó un legado importantísimo para todos aquellos que  creemos que la democracia es la mejor forma de gobierno, y sobre todo, para tratar de entenderla a través de ese hermoso prisma llamado “Ciencia Política”.