El juego 2015

Publicado en Bastión Digital.

La competencia siempre produce perdedores…” (Russell Crowe en la película “Una mente brillante”)

La película “Una mente brillante”, en donde Russell Crowe protagoniza la vida del matemático John Nash, me hizo pensar en las elecciones del 2015. Con los principales frentes y candidatos aún definiendo sus estrategias, la teoría de los juegos puede iluminar varios aspectos del camino a 2015. 

Hace poco volví a ver la película “Una mente brillante”, en donde Russell Crowe protagoniza la vida del genial matemático John Nash, y me hizo pensar un poco en las elecciones del 2015. La situación, que aún no tiene nada definido y podría virar de un momento a otro (no olvidar que esto es Argentina), podría ser analizada a través de la teoría de los juegos, un paradigma que tanto matemáticos, economistas, como cientistas sociales hemos tenido que estudiar y que se aplica a una diversidad de situaciones. La teoría de los juegos, se ocupó de estudiar las decisiones que toman los individuos (o jugadores) para lograr el éxito, teniendo en cuenta siempre las decisiones del resto de los agentes. Aquí, la estrategia, el uso de probabilidades matemáticas, pero también psicológicas, son centrales para el decision making process.

El camino hacia 2015 parece ser un buen caso de análisis para la teoría de los juegos. Los principales frentes y candidatos aún se encuentran definiendo sus estrategias. El PRO, UNEN, el Frente para la Victoria y el Frente Renovador aún no han definido sus tácticas o posibles alianzas, y como en el mercado del fútbol, “el libro de pases aún está abierto”. Centrándonos en el concepto de “estrategia dominante” de la teoría de los juegos (la estrategia de los jugadores que resulta provechosa para sí mismos independientemente de lo que hagan sus oponentes) el final del juego podría ser predecible.

El primero de los escenarios que podría darse es un enfrentamiento de todos contra todos en un escenario de cuartos. Si todos los jugadores, en este caso el FPV, UNEN, PRO y el FR, jugaran solos sin conformar alianzas, el escenario sería fragmentario y de cuartos, si tomamos en cuenta los guarismos de las últimas elecciones parlamentarias. En las mismas, el FPV y aliados logró el 33% de los votos a nivel nacional, seguido por UNEN-UCR-PS-y aliados por el 22%. Por detrás quedaron Massa y el PRO que no presentaron candidatos en todos los distritos (Datos del Ministerio del Interior). No es menor que Massa haya obtenido casi el 40% en la provincia de Buenos Aires, principal distrito del país, y que el PRO haya logrado otro triunfo en Capital Federal, luego de 6 años de gobierno. Esta situación que podría dar un empate múltiple, se ve plasmada en la intención de voto para presidente, donde Massa, Scioli, Macri y UNEN tienen una diferencia menor entre uno y otro y donde todo puede suceder, ya que el ballotage es inevitable. La estrategia dominante en este caso sería lograr alianzas y acuerdos que permitan romper este escenario de cuartos y entrar a la segunda vuelta.

El segundo de los escenarios hace referencia a una polarización. De darse el ya anunciado (y varias veces desmentido) acuerdo UNEN-PRO, esto les daría una ventaja sobre el resto de los contendientes, ya que si bien no aseguraría un triunfo en primera vuelta, sí aseguraría un ingreso directo al ballotage (esto pareciera que lo entendieron solamente Sanz y Carrió dentro de UNEN). Aquí UNEN podría perder a un sector interno ligado a la centro-izquierda, que quizá fugue hacia opciones menos competitivas (Lozano o el FIT). Este acuerdo electoral, obligaría a negociar al Frente Renovador y al Frente para la Victoria, ya que de lo contrario uno de los dos no accedería a la segunda vuelta. De acordar, (algo altamente improbable por el veto de CFK), se daría un escenario de dos bloques con una alta polarización del voto: el peronismo unido y el no peronismo abroquelado. De no acordar, uno de los dos se queda fuera de la segunda vuelta.

 

Acuerdo FpV-FR

FPV-FR Separado

Acuerdo UNEN-PRO

Escenario de los polos: peronismo-antiperonismo

Escenarios tercios: unirse a al-PRO Ballotage

UNEN-PRO Separados

Escenarios de tercios:

FpV-FR al ballotage.

Escenario de cuartos: todos contra todos.

Otra variante, una situación intermedia, sería un escenario de tercios con varias opciones. Por un lado el Frente para Victoria y UNEN disputando la elección solos (decidiendo sus candidatos en las PASO), y el Frente Renovador y el PRO unidos. Esta situación podría generar una fragmentación de tercios: un tercio del oficialismo, un tercio del FR-PRO (con voto de diferentes extracciones) y un tercio netamente no peronista con un corte más progresista. Aquí la suerte está echada, y el escenario es similar al de 2003, dos peronistas peleando la primera magistratura. En este caso, la atención estaría puesta en el ballotage y en cómo jugará quien no entre. La situación no adelanta ganadores, pero aquí el FR-PRO y UNEN tienen mayores chances de triunfar, ya que no cuentan en sus espaldas con el desgaste propio de la gestión y las causas judiciales del FPV.

Lo cierto es que si el gobierno logra administrar la crisis, frenar el dólar y la inflación y estabilizar la economía, con mejoras en el poder adquisitivo, y sumando una disputa en las PASO al interior del oficialismo con dos candidatos fuertes (Scioli, ya autoproclamado candidato y Randazzo, como principal referente del gobierno) el FpV podría mejorar sus chances, evitando necesitar de otros actores (o circunstancias) para ingresar en un ballotage. De todas formas, sin poder evitar el ballotage, su contrincante tendría grandes chances de triunfar, en tanto varios sectores (peronistas o no) preferirían cualquier opción a un candidato del FpV.

Finalmente, otra opción posible, se daría ante una posible alianza entre UNEN y PRO, con el peronismo separado entre el FPV y el FR. Aquí, y al igual que en el escenario anterior, se daría una situación de tercios, donde UNEN-PRO podría obtener una buena cantidad de votos para acceder directamente a una segunda vuelta, y pelear la Presidencia de la Nación con posibilidades. Sin embargo, y luego de 12 años de kirchnerismo, el escenario parece poco probable, porque los sectores de centro-izquierda de UNEN se oponen a un acuerdo con el PRO. Aquí recuerdo nuevamente una frase de John Nash en la película “Una mente brillante”: “Las convicciones son un lujo que sólo se pueden dar los observadores”.